Tecnología

miércoles, 20 de enero de 2021 | 5:00 am

El 2021 traerá una mayor atención a la seguridad y la prevención del fraude

El aumento global de los pagos sin contacto en el 2020 no muestra señales de desaceleración en el año nuevo, en junio del 2020 solo el 20% de las MyPEs había ofrecido pagos sin contacto, cifra que aumentó al 39%.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Internacional)

A casi un año del comienzo de la pandemia de COVID-19 y viendo la importancia que han tenido los pagos digitales en la vida diaria de las personas de todas partes del mundo, no habrá marcha atrás en el comportamiento de los consumidores a medida que nos adentramos en el 2021.

En la tercera edición de su estudio de investigación internacional, el “Visa Back to Business Study – 2021 Outlook”, Visa encontró que el continuo cambio de las micro y pequeñas empresas hacia el comercio digital evolucionará en el año 2021 y traerá un mayor enfoque en áreas como la seguridad y la prevención del fraude, y más herramientas de pago emergentes como “compre ahora, pague después” y la aceptación de pagos móviles.

Según el estudio internacional, a finales del 2020 el 82% de las MyPEs encuestadas había adoptado nuevas formas de tecnología digital para hacer frente a los cambios de comportamiento de los consumidores. De cara al 2021, las MyPEs están evaluando qué otras tecnologías de pago son críticas para satisfacer las expectativas de los consumidores de hoy en día, con resultados encabezados por el software de seguridad y administración de fraude (47%), la aceptación de pagos sin contacto o por teléfono móvil (44%), la aceptación de pagos a través de dispositivos móviles (41%), los pagos a plazos o de tipo “compre ahora, pague después” (36%) y las operaciones de pago de backend digital (31%).

“En retrospectiva, las experiencias de pago digital que más sobresalieron en el 2020, pagos sin contacto y comercio electrónico, fueron impulsadas por la necesidad y se han convertido en algo más habitual en la vida diaria de las personas a un ritmo no visto habitualmente. Si el 2020 fue el año del comercio electrónico y los pagos sin contacto, los resultados de este estudio nos dicen que el 2021 traerá una mayor atención a la seguridad y la prevención del fraude, y las pruebas de más herramientas de comercio digital emergentes que ayuden a los negocios a prosperar”, indicó Xiko da Rocha Campos, Vicepresidente Senior de Ventas a Comercios y Adquirentes para Visa América Latina y el Caribe.

Los pagos sin contacto están aquí para quedarse, el aumento global de los pagos sin contacto en el 2020, impulsado por desafíos como la búsqueda por parte de consumidores de formas más seguras de pagar en medio de la pandemia, no muestra señales de desaceleración en el año nuevo. De hecho, en junio del 2020 solo el 20% de las MyPEs encuestadas había ofrecido pagos sin contacto por primera vez; ahora, el 39% informa que ha empezado a aceptar nuevas formas digitales de pago.

A nivel mundial, el 82% de los propietarios de MyPEs ha actualizado sus operaciones para satisfacer la creciente demanda de pagos digitales, en comparación con solo el 67% en junio del 2020, cuando se publicó el primer estudio Visa Back to Business.

Los propietarios de empresas con amplios conocimientos tecnológicos (52%) son más propensos que sus homólogos sin dichos conocimientos (39%) a invertir en seguridad y protección contra el fraude. La capacidad de reconocer la importancia de un posible ataque de fraude y responder al mismo seguirá siendo una ventaja decisiva en el 2021 a medida que siga aumentando el cambio hacia las ventas digitales. A pesar de la inquietud, las tasas de fraude a nivel mundial continúan en niveles históricamente bajos, aproximadamente USD 0,007 por cada USD 1,00.

Las preferencias de los consumidores en este estudio concuerdan con los datos de Visa que se están viendo de los tarjetahabientes en América Latina y el Caribe en lo que se refiere a los gastos de pagos sin contacto. En noviembre del 2020, la región alcanzó una penetración de las transacciones sin contacto superior al 15%, lo que significa un crecimiento interanual de más del 130% con respecto a la penetración de uso de pagos sin contacto en noviembre del 2019.

Además, desde los efectos iniciales de la pandemia de COVID-19, en abril del 2020, las transacciones sin contacto por credencial activa de crédito y débito han aumentado en más del 25%. Lo más notable es que en Chile, dos de cada tres credenciales de pago utilizadas en las transacciones presenciales de noviembre eran sin contacto; y en Costa Rica, cuatro de cada cinco. En Perú, la penetración de credenciales activas sin contacto se ha cuadruplicado desde noviembre pasado, llegando a una penetración de más del 10%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia