Economia

miércoles, 09 de septiembre de 2020 | 5:00 am

La descentralización de los medios de pago

En Argentina la gestión de los pagos se ve obstaculizada por la centralización que se da en los bancos tradicionales, entidades que hasta el momento mantienen su doble función de gestión de créditos y pagos.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Argentina)

En los últimos años los ciudadanos comenzaron a incorporar nuevas herramientas que simplificaran sus vidas y la gestión de sus finanzas. Esto solo fue posible por el surgimiento de nuevas tecnologías que le permitieron dejar de depender del sistema bancario para diversas situaciones sin necesidad tampoco de recaer en el efectivo para, por ejemplo, realizar pagos desde un dispositivo móvil, a través de una app y sin necesidad de ser clientes de un banco tradicional.

El enfoque del Open Banking propone que, con la autorización de los clientes, los bancos compartan su información con terceros, ya sean medios de pago, otros bancos o servicios financieros digitales. Este intercambio posibilita e impulsa el desarrollo de diferentes aplicaciones y ofrece a la población alternativas al sistema bancario. Le permite al individuo elegir aquella que más se ajuste a sus necesidades, en vez de ser él quien tenga que ajustarse al sistema, además de devolverle el control de sus datos y la autonomía sobre el manejo de su dinero.

“Para explicarlo a nivel técnico, pero de manera simple, podemos decir que con el Open Banking las entidades comparten los datos a otras aplicaciones a través de APIs que conectan dos plataformas de manera eficiente y segura, siempre con el permiso y la validación del cliente. Esta iniciativa, que rompe con el monopolio del sistema bancario sobre los datos de los clientes, surgió en Europa y les devolvió a las personas el control sobre sus datos y, en consecuencia, también de su dinero. Actualmente la modalidad está regulada bajo la normativa PSD2 y desde Evolution Invest estamos trabajando en una propuesta de estas características para el mercado argentino”, explica Laura Iglesias, CEO de Evolution Invest.

 La PSD2 (Payment Service Providers 2) es la segunda versión de una normativa europea que regula los servicios de pago electrónico. Entre sus principales objetivos se encuentran aumentar la seguridad del mercado de pagos, promover la innovación y favorecer el desarrollo de nuevas tecnologías alternativas a los servicios bancarios.

En Argentina la gestión de los pagos se ve obstaculizada por la centralización que se da en los bancos tradicionales, entidades que hasta el momento mantienen su doble función de gestión de créditos y pagos.

Los bancos, por ser emisores de créditos y ejecutores de pagos internacionales o de altos volúmenes de dinero, están expuestos a riesgos que los obligan a responder a normativas muy restrictivas. Por el contrario, los Proveedores de Servicios de Pago (PSP), al ser entidades destinadas específicamente a la gestión de pagos, no lo están. Esto les permite imponer menos requisitos a sus usuarios, facilitando la inclusión.

“El camino a seguir es el de la descentralización, la reducción de la informalidad y la baja de la presión impositiva. Sin esto, muchos seguirán optando por el efectivo por ser la opción más económica”, concluye Iglesias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia