Tecnología

jueves, 12 de marzo de 2020 | 6:00 am

Mientras las tecnologías 5G sigan evolucionando nuestras conexiones serán más fuertes

En América Latina, 5G será una realidad muy pronto, ya se han realizado 30 pruebas con la tecnología en 12 países. Brasil tuvo bajo su responsabilidad 10 de los experimentos, seguido de Perú y Chile, con cuatro pruebas cada uno.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Internacional)

En América Latina, 5G será una realidad muy pronto. Ya se han realizado 30 pruebas con la tecnología en 12 países, según un estudio divulgado por 5G Americas, Brasil tuvo bajo su responsabilidad 10 de los experimentos, seguido de Perú y Chile, con cuatro pruebas cada uno.  El año pasado, cuando las primeras redes 5G se activaron, se inauguró una gran transformación en la tecnología móvil. Estas redes (5G NSA) proporcionaron una visión de que 5G ya estaba próxima, a la vuelta de la esquina.

Las redes 5G Non-Standalone usan diferentes rangos de frecuencia de radio al mismo tiempo. En particular, usan dos frecuencias 5G diferentes con anchos de banda más altos para obtener un rendimiento acelerado, lo que significa que más datos (como una película o un programa de televisión) pueden llegar al dispositivo mucho más rápido que a través de una red 4G LTE.

El primer rango de frecuencia se superpone con 4G LTE y se conoce como sub-6 GHz. El segundo, que es un rango de frecuencia más alta, se denomina mmWave. Aunque mmWave ofrece el potencial de velocidades mucho más rápidas, las frecuencias sub-6 GHz pueden viajar más lejos y penetrar objetos sólidos, como edificios. Como resultado, las operadoras móviles tienen que equilibrar lo que esperan proporcionar a los usuarios con los espectros que tienen disponibles.

Tradicionalmente, cuando las redes pasaron de 2G a 3G, para después ascender a 4G, se agregó más espectro al ecosistema móvil, por lo cual las operadoras encontraron un problema, había que esperar hasta que suficientes usuarios se hubieran actualizado para poder reutilizar las bandas anteriores con la tecnología de la próxima generación. Un ejemplo: tenemos 40 MHz de espectro de banda intermedia. Hasta hace poco, tendría que dividirse a la mitad para darle 20 MHz a 4G LTE y 20 MHz a 5G, aunque todavía hay muchos más usuarios de 4G LTE que de 5G.

La tecnología Dynamic Spectrum Sharing resuelve este problema mediante el uso de algoritmos que permiten que las operadoras compartan el espectro entre los dispositivos 4G LTE y 5G. Además, optimiza continuamente la división a medida que más clientes pasan de 4G LTE a 5G.1 Por esta razón, Dynamic Spectrum Sharing facilita la transición a 5G.

A diferencia de su contraparte Non-Standalone, 5G Standalone no utiliza la infraestructura 4G LTE existente. Por el contrario, requiere una nueva arquitectura para ser compatible con velocidades aceleradas, la cual incluye un nuevo núcleo 5G que actuará como el corazón de la red, así como un nuevo Nodo B de radio de la quinta generación. La nueva arquitectura de 5G Standalone es aún más eficiente que su predecesora 4G y mejorará el rendimiento de datos hasta el perímetro de la red al aprovechar mmWave, así como las frecuencias de banda baja e intermedia.

La nueva serie Galaxy S20 de Samsung representa el próximo paso para el desarrollo de la tecnología 5G de la compañía, dado que la versión S20 Ultra ofrece recursos de 5G Standalone (SA). A medida que las redes 5G evolucionen, la línea 5G de Samsung también lo hará. El próximo año, Samsung presentará más productos 5G, incluidos algunos que incorporan soluciones de un solo chip, comercialización de los últimos lanzamientos de 5G, compatibilidad con roaming global de 5G y muchas otras funciones de vanguardia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia