ByWBusiness

martes, 22 de junio de 2021 | 11:15 pm

Seis mujeres de Israel que están haciendo historia en la industria fintech

El sector local de tecnología financiera es muy receptivo con la diversidad de género y, por ello, muchos equipos gerenciales son íntegramente femeninos, en 2019 la proporción de mujeres en puestos directivos creció un 29% en todo el mundo.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Internacional)

En los últimos años en Israel se desarrolló un sólido ecosistema de tecnología financiera y, de acuerdo con FinTech Aviv, ya hay en el país más de 850 empresas relacionadas con la industria. El mercado también se volvió un sector de alta tecnología en el que las mujeres ocupan puestos directivos.

El proveedor de análisis e investigación de tecnología financiera Findexable informó que, en 2019 la proporción de mujeres en puestos directivos creció un 29% en todo el mundo, alcanzando así el índice de este tipo más alto registrado.

En ese contexto, seis mujeres pioneras de fintech compartieron qué las atrajo a ese sector y cómo la presencia femenina puede ayudar a impulsar su éxito.

Yael Tamar, Co-Directora Ejecutiva y Co-Fundadora de SolidBlock, contó que en Ucrania había una economía súper centralizada y no sabía nada de negocios, su carrera comenzó hace 17 años como analista de Wall Street mientras obtenía su maestría en economía y tras graduarse decidió instalarse en la Startup Nation.

Cuando Tamar supo de SolidBlock, comprendió qué buscaba, ya que la startup combina blockchain y tecnología de punta, algo que les permite a los inversores tokenizar activos inmobiliarios y vender acciones por moneda fiduciaria o criptomonedas. “Todo lo que los inversores y los clientes necesitan ver de las mujeres es una confianza absoluta. Que sepan lo que vales y eso proyecte eso al mundo”, afirmó.

Por otro lado, May Michelson, Directora de Ventas Globales de GK8, quien se apasionó por las empresas de fintech uniéndose a la Red Europeas de Mujeres y Pagos, y un año y medio atrás, creó Fintech Ladies IL. “En la primera reunión tuvimos casi 30 mujeres y hoy ya hay 1.100 miembros. En el último evento que tuvimos en enero de 2020, unas 150 mujeres vinieron a escuchar a oradores como la directora general de Facebook Israel Adi Sofer Teeni”.

En 2020, Michelson decidió aprovechar la ola de blockchain e hizo otra llamada particular, se comunicó con el director ejecutivo de GK8, consiguiendo el puesto de directora de ventas globales. “Las oportunidades de fintech a nivel mundial son cada vez más accesibles para las mujeres y en Israel eso se ve en bancos como el Leumi donde todos los ejecutivos son mujeres”, contó la Directora de Ventas Globales de GK8.

En 2013, Matana Soreff se convirtió en una de las empleadas de la empresa de prevención de fraudes de comercio electrónico Riskified y más tarde dirigió una plantilla de 50 personas. Luego, ayudó a construir el sistema de pagos de criptomonedas en Simplex y más tarde fue reclutada por Melio.

De las 17 personas del equipo de liderazgo senior de Melio, ocho son mujeres. “Estadísticamente esto es algo inusual, pero como mujer gerencial creo que es muy natural. La manera en que las mujeres gestionan es mucho más intuitiva que la forma en que lo hacen los hombres”, explicó Soreff.

Desde otra perspectiva, Ruth Orenstein, quien creó una startup y más tarde trabajó en la industria de la seguridad, donde fue una de las únicas mujeres en ocupar puestos gerenciales. “Hoy en día, el sector de fintech ofrece muchas oportunidades porque la contabilidad no evolucionó lo suficiente en lo que se refiere a la tecnología”, afirmó la ejecutiva.

A su vez, Maia Naor, tiene una década de experiencia en fintech y fue pionera en la nueva economía tokenizada en la compañía INX. Para Naor, los desarrolladores israelíes aún son hombres en su mayoría pero ella ve que más mujeres entran en el sector: “Mi último equipo fue totalmente femenino. Yo creo que las mujeres tienden a alejarse de la tecnología ya que piensan que no es algo natural y que serían más eficaces en otras industrias. Sin embargo, descubrí que eso no es necesariamente así”.

En 2017, Tea Taras emigró a Israel desde Croacia, convirtiendose en analista senior de riesgos en Coinmama, donde más del 20% del equipo directivo es femenino: “Entré en fintech por accidente. Apliqué a un puesto en Coinmama sin saber exactamente qué tipo de tareas tenía que hacer, no tenía experiencia previa en fintech y me dieron una oportunidad”.

“A la gente le sorprende que trabaje en una empresa de criptomonedas pero Israel está más abierto a las mujeres en esta Industria que otros países, incluida Croacia. Hay una gran diferencia”, finalizó Taras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *