Las transacciones digitales tienen un costo 10 veces más bajo que las operaciones en efectivo

La pandemia por COVID-19 es un fenómeno que continúa en este 2021 y que ha dejado en evidencia múltiples necesidades en un nuevo mundo de posibilidades. La inclusión financiera es una de ellas. Asimismo, en la actualidad, realizar transacciones digitales para reducir la circulación del efectivo resulta clave para promover el distanciamiento social, y el uso de servicios y productos financieros regulados se ha tornado en algo crucial para que esto suceda.

Según la Secretaría de Hacienda, actualmente en México sólo el 37% de los habitantes tiene una cuenta en una institución financiera, lo que hace que sean costosas las transacciones y se dificulte el acceso al crédito.

Afortunadamente, la tecnología ofrece una oportunidad única para aumentar la inclusión financiera en el país, ya que amplía el alcance de los servicios bancarios y reduce el costo de proporcionarlos.

Junto con la tecnología de autenticación biométrica, el onboarding digital está revolucionando el acceso a los servicios financieros. El hecho de que el usuario pueda nacer digital y empezar a relacionarse con un banco sin necesidad de dirigirse a una sucursal física, proporciona nuevas posibilidades para la inclusión de los no-bancarizados.

La biometría es conocida por ser una herramienta que permite comparar características físicas y patrones de comportamiento de un individuo, para aseverar o confirmar su identidad. Su uso cobra relevancia e importancia al ser una tecnología infalible en lo que a seguridad de operaciones se refiere y en todo lo que concierne a onboarding digital y remoto para el alta de nuevas cuentas bancarias.

La tecnología financiera trae consigo una reducción de costos para las instituciones del sector, principalmente en lo que respecta a los modelos de atención y a la gestión de operaciones en dinero físico, con menores costos, es más rentable ofrecer servicios financieros a los clientes de menores ingresos.

Estimamos que las transacciones digitales tienen como mínimo un costo 10 veces más bajo que las operaciones en efectivo y, además, ofrecen múltiples beneficios de seguridad, agilidad y acceso. Pero sólo se puede crear un sistema digital y avanzar hacia la reducción del efectivo cuando toda la sociedad opera en un formato digital.

La inclusión financiera no es una utopía, es una realidad cada vez más realizable que puede mejorar la vida de miles de personas, al mismo tiempo que promueve la prosperidad de toda una sociedad. Con menores costos y mayor alcance, las herramientas tecnológicas de hoy están impulsando fuertemente la bancarización, con beneficios para todas las partes. 

Por Marcelo Fondacaro, CCO de Veritran

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas
Leer más

Las NIS es un avance crucial hacia una economía más sostenible

En un hito significativo para la sostenibilidad empresarial en México, el Consejo de Normas de Información Financiera (CINIF) ha presentado las nuevas Normas de Información de Sostenibilidad (NIS). Estas normativas, que entrarán en vigor en enero de 2025, alineándose con los Objetivos de Desarrollo de la Agenda 2030.
Leer más

Los envíos de dinero al extranjero aumentaron 52,8%

"El volumen de dinero transaccionado en las remesas personales y los envíos de empresas a través de Global66 es solo un reflejo de nuestra creciente interconexión global y es también un testimonio de la confianza en soluciones financieras digitales que ofrecen seguridad, rapidez y transparencia”.
Leer más

La vinculación tecnológica como motor de la economía

"Se reunirán expertos de todo el país para generar propuestas y soluciones a través de la vinculación tecnológica no sólo beneficia al crecimiento y consolidación del conocimiento, sino que promueve la ciencia y la tecnología como motores del desarrollo económico.
Total
0
Share