Tecnología

lunes, 18 de mayo de 2020 | 5:00 am

Las redes de fibra óptica son el alma de la tecnología 5G

En comparación con la tecnología 4G/LTE instalada actualmente, 5G aumenta la velocidad de comunicación de datos entre vehículos, teléfonos inteligentes, máquinas, centros de datos, edificios, sensores, dispositivos y varios controles de 50 a 100 veces.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Internacional )

Según las Naciones Unidas, más de la mitad de la población mundial ya vive en zonas urbanas, un cambio en las proporciones históricas. No solo los administradores de la ciudad tienen que adaptarse cada vez más a los nuevos desafíos asociados, los servicios públicos municipales, los operadores de redes de telecomunicaciones, los hospitales, las empresas de transporte público, el comercio, la industria, la administración de instalaciones e incluso la policía se ven afectados. Más gente significa más fortaleza económica, más tráfico, más energía, más servicio, más costos, más datos, más necesidades de comunicación.

¿Cómo responderán las ciudades a este cambio? La respuesta que escucha a menudo es: “Inteligencia”. Sin embargo, los modelos y definiciones son diferentes. En la superficie, esta es una pregunta sobre cómo los diferentes mundos tecnológicos pueden interactuar de manera efectiva. La situación ideal es una sinergia global entre las TICs.

Los tomadores de decisiones quieren poder gestionar el crecimiento a través de la inteligencia. Cuanto más rápido sea el flujo de información, más inteligente se volverá la ciudad, no hay duda de que este es el foco del debate. Tanto la Smart City Expo en Barcelona como el Smart City World Congress en Sydney han confirmado recientemente estas altas expectativas. A partir de octubre, Dubai Expo 2020 se convertirá en un verdadero modelo de edificios inteligentes y ciudades.

En el futuro, millones de sensores pueden cargar datos de calles, edificios e IO a la nube para su análisis y optimizar la gestión de la ciudad. En el proyecto modelo portugués “Valle del PlanIT”, se supone que cada residente usará un promedio de más de 400 sensores en el futuro. Esto permitirá la generación de imágenes digitales de ecosistemas urbanos. Siempre y cuando todas las fuentes de datos estén bien conectadas.

Antes de que una ciudad pueda ser inteligente, tiene que estar conectada en red, incluso los autos autónomos necesitan un ecosistema de ciudad inteligente porque no son completamente independientes. Se basa en el intercambio de datos permanente, sin restricciones y casi en tiempo real con carreteras, infraestructura, otros usuarios de la carretera y el medio ambiente. Este proceso, genera varios terabytes de datos todos los días.

En este caso, la ciudad no es la única entidad que confía en el estándar de telefonía móvil 5G. En comparación con la tecnología 4G / LTE instalada actualmente, 5G aumenta la velocidad de comunicación de datos entre vehículos, teléfonos inteligentes, máquinas, centros de datos, edificios, sensores, dispositivos y varios controles de 50 a 100 veces. Para muchos casos de uso posibles de ciudades inteligentes, 5G puede proporcionar una respuesta casi en tiempo real a una latencia muy baja, y puede usar un rango de frecuencia más alto al tiempo que aumenta la capacidad de frecuencia.

Sin embargo, la premisa para esto es que, por un lado, es necesario crear celdas pequeñas con casi diez veces más cobertura de radio que hoy. Esto sucederá especialmente en el centro urbano en evolución. Otro aspecto importante es la provisión de conexiones de fibra óptica entre todos estos nuevos sitios de antenas y la red existente, así como la expansión central de la capacidad de la red central en tecnología FO para poder manejar grandes flujos de datos.

Los cables forman la base de una ciudad inteligente. Sin acceso a Internet, la tecnología inteligente no podrá transferir datos. De hecho, la red es parcialmente inalámbrica entre el usuario final y la red, pero desde la primera antena receptora del lado de la red, el cableado FO moderno es absolutamente necesario.

Y el Instituto Global McKinsey enfatiza: “Antes de que una ciudad pueda ser inteligente, tiene que estar conectada en red. Incluso las estaciones base 5G y las mini células de radio tienen que ser integradas en las redes FO. Las fibras ópticas son el alma de la 5G”.

La arquitectura de red de la ciudad inteligente requiere un concepto de planificación abierto porque el tráfico de datos continuará desarrollándose dinámicamente durante décadas. Donde una sola fibra es suficiente hoy, es posible que mañana necesite un cable de múltiples núcleos con hasta 256 fibras.

Las redes de radio y las redes fijas ya no se pueden calcular por separado, las redes de fibra hasta la antena (FTTA) y fibra hasta el hogar (FTTH) se desarrollarán juntas en el futuro. En términos de planificación, la solución ideal es una red de fibra universal (UFG) que cubra toda la ciudad y admita todas las aplicaciones potenciales.

Los operadores de redes públicas y privadas están coordinando sus instalaciones, trabajan juntos para aprovechar al máximo su infraestructura y recursos para lograr la alta densidad de las redes interconectadas futuras, los cables independientes de la aplicación y las soluciones modulares e integradas en tecnología de conexión son cuestiones clave.

Junto con la tecnología y el software modulares activos, los usuarios finales pueden usar múltiples plataformas de servicio al mismo tiempo, y crean requisitos previos para un futuro inteligente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia