Sin categoría

lunes, 09 de noviembre de 2020 | 8:36 am

El coronavirus generó un boom de inclusión financiera más efectivo que cualquier planificación

Por tercer mes consecutivo, en mayo, aumentó el saldo de financiamiento en pesos del sistema financiero al sector privado en 2,6%, representando un valor inédito en los últimos 2 años.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Argentina)

A diciembre de 2019, en el país, solo la mitad de los argentinos estaban bancarizados, al menos de manera “consciente”. Según datos del BCRA, el 80% de los argentinos tenía una cuenta bancaria, pero al encuestarlos solamente el 48% decía tenerla, esto significa que, en general, muchos adultos desconocen que tienen una caja de ahorros disponible en alguna institución bancaria.

La pandemia evidenció la necesidad de acelerar la democratización del proceso de inclusión financiera para que todos los ciudadanos puedan acceder a servicios financieros de la manera más sencilla posible. El coronavirus generó un boom de inclusión financiera más allá de lo que cualquier planificación hubiese previsto.

La pandemia mejoró de manera acelerada las métricas de inclusión financiera más de lo que cualquier plan hubiese estipulado. Por tercer mes consecutivo, en mayo, aumentó el saldo de financiamiento en pesos del sistema financiero al sector privado en 2,6%, representando un valor inédito en los últimos 2 años, en el que influyó particularmente la línea especial para MiPyMEs, al otorgar líneas de crédito e incluir a nuevas empresas en el sistema bancario.

Los créditos a tasa cero para los trabajadores autónomos y monotributistas totalizaron alrededor de $58.000 millones en julio (más de 472.000 préstamos y emisión de más de 160.000 nuevas tarjetas de crédito). Entre las medidas que contribuyeron al crecimiento de las financiaciones se destacan: el crecimiento de los créditos a tasa cero (que se acreditaran en las tarjetas) y el programa “Ahora 12”.

Desde abril, crecieron significativamente las transferencias bancarias (en cantidad y monto). Entre los distintos canales mediante los cuales se cursan estas transferencias, se destaca la banca por internet (se duplicaron las transferencias vía home banking) y la banca móvil (se triplicaron).

En marzo de 2020 había 47.719.278 cajas de ahorros abiertas (1 millón 500 mil más que en el mismo mes del año anterior). Pero el gran salto se dio en junio de este año, donde se registran 52.535.604 cajas de ahorros abiertas en todo el país, 5 millones más de cajas de ahorros fueron abiertas en el período en el que la pandemia dio su impacto inicial. Por otra parte, los depósitos a plazo fijo en el período marzo-junio 2020 se duplicaron en relación al mismo período de 2019.

Según la Cámara Argentina de Fintech, ya son más de 6.500.000 las billeteras virtuales operativas en el país y, para fin de año, se espera que sean casi 10 millones. sólo entre febrero y julio de este año, los pagos con QR en supermercados crecieron más del 500%. 

Los programas de inclusión que se vienen ejecutando en el país desde hace años, lograron incorporar a millones de personas al sistema financiero, pero, según la analista Melisa Murialdo, la coyuntura pudo más que cualquier plan financiero, en los 3 meses más fuertes de la pandemia, más de 5 millones de argentinos abrieron cuentas en el sistema financiero.

De acuerdo al análisis, aunque la mayoría de los impactos positivos en la inclusión pueden ser en gran medida coyunturales y basados en decisiones para aliviar bolsillos, esto demuestra que si los bancos saben aprovechar la oportunidad que les acercan las restricciones de movilidad y el aumento de los pagos electrónicos provocado a causa de la Covid e interpretar las necesidades de la población aumentando facilidades de acceso y disminuyendo costos para su uso efectivo, incrementarán de manera progresiva la cantidad de personas que se encuentran agregadas al sistema financiero.

En tal sentido, a fin de retener a los nuevos incluidos, se deberían trabajar para poder ajustarse a lo que la población requiere y a través de educación financiera posterior a todos los estratos socioeconómicos de la población como se plantea en la Estrategia Nacional de Inclusión 2019-2023, focalizarse en aquellos excluidos complementando con políticas de generación de empleo y fiscales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia