Tecnología

lunes, 28 de septiembre de 2020 | 5:00 am

“Si no aprendemos a programar vamos a ser analfabetos para el nuevo mundo que se viene”

“Hoy la computación es como aprender a leer y escribir español, o lo que era el inglés hace 20 años. Si no sabíamos inglés, nos quedaba dificilísimo acceder a la mitad de las oportunidades”, expresó Simón Borrero, CEO de Rappi.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Internacional )

Latinoamérica y el mundo enfrentan su mayor desafío en la historia debido a los efectos de la pandemia por COVID-19 en el trabajo. Muchos de los cambios que se veían lejanos, hoy son una realidad y exigieron a todos por igual ser más ágiles y flexibles que nunca.

En el Summit digital presentado por WeWork “That ‘s How Tomorrow Works”, Marcelo Claure, CEO de Softbank Group International destacó que el modelo de trabajo tradicional, de 8am a 6pm, de lunes a viernes, puede estar condenado a su fin. Pero la oficina es hoy más importante que nunca, los espacios de trabajo flexibles han tomado fuerza y son ahora más relevantes para las grandes empresas.

WeWork realizó recientemente un estudio global para comprender las percepciones de los profesionales sobre el trabajo en el contexto posterior a la pandemia. “El 91% de los encuestados dijeron que les gustaría volver a la oficina al menos un día a la semana. El 20% de ese grupo dijo que le gustaría ir los 5 días a la semana. ¿Por qué? Por la necesidad de colaborar, conectar y trabajar en equipo”, explicó Claure.

Según la encuesta, en general, trabajar exclusivamente desde casa puede tener efectos negativos sobre la capacidad de intercambio de ideas, aprendizaje e intercambio entre colegas, disminuyendo la creatividad y la capacidad de innovación de las empresas, un tema crítico para alcanzar el éxito a largo plazo.

Por ello, WeWork lanzó All Access, que brinda acceso a los miembros en cualquiera de los 800 edificios a nivel global sin ningún costo adicional, convirtiéndose así en un pasaporte para oficinas. Así mismo, Claure compartió que la compañía está realizando un piloto en NYC llamado WeWork “On Demand”, que permite el uso de espacios por día y horas, según las necesidades de cada empresa o empleado.

Por su parte, Luis Alberto Moreno junto a Samantha Ricciardi, CEO de BlackRock, compartieron su visión sobre los desafíos de la economía latinoamericana, “vamos a ensayar cosas que no sabemos, para entender cómo serían mejor los procesos de reapertura de la economía. Uno tiene que pensar en aquellos sectores de la economía que generan más empleos: construcción, ingeniería civil, comercio, entre otros. El cómo se hace es muy importante, hacer toda la trazabilidad desde que la persona sale de su casa, hasta que llega a su trabajo, ese tipo de cuidados van a ser fundamentales para que la gente pueda volver a trabajar”, sentenció Moreno.

Además, cuando le preguntaron a Moreno por las inversiones en Latinoamérica explicó que en el continente cualquier empresa que quiera salir al mercado se va a encontrar con inversores como BlackRock que buscan empresas que estén con los mejores estándares de sostenibilidad y gobiernos. Todas las empresas que tienen altos estándares en espacio están mostrando que tienen mejores rendimientos que las que no lo tienen. Cualquier inversor optará por el país en que su entorno sea predecible.

También estuvo presente Simón Borrero, CEO de Rappi, quienes coincidieron en asegurar “Si no aprendemos a programar vamos a ser analfabetos para el nuevo mundo que se viene. Hoy la computación es como aprender a leer y escribir español, o lo que era el inglés hace 20 años. Si no sabíamos inglés, nos quedaba dificilísimo acceder a la mitad de las oportunidades. Ahora, es momento de trabajar muy duro en enseñar el pensamiento computacional a los niños”.

Por su parte, Maria Paula Arregui COO de Mercado Pago explicó cómo la transformación digital está ayudando a la inclusión financiera y más aún en estos tiempos de pandemia donde todos los procesos se aceleraron.

“Las PyMES buscaron adaptarse ágilmente para poder sostener su actividad. Fueron protagonistas del cambio, ofreciendo una mayor cantidad de opciones de pago. Una de las principales ventajas que destacan de esta transformación digital es que les permitió acceder a una mayor cantidad de clientes potenciales. 6 de cada 10 PyMES sostiene que no podrían haber seguido operando igual si no fuera por Mercado Pago”, afirmó la COO de Mercado Pago.

Además, comentó que esta transformación digital fue clave porque impactó en la generación de empleos indirectos como el delivery a domicilio y asistencia técnica, entre otros. En los primeros 3 meses de cuarentena pudieron ver que 35.000 nuevas PyMES se acercaron a los canales digitales para vender y cobrar.

Para concluir comentó que la llegada de la pandemia desalentó el uso de billetes. Todos se volcaron con mayor regularidad a la gestión digital de pagos, pagos de servicios/impuestos, recargas y envíos de dinero crecieron un 100%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia