Tecnología

martes, 13 de octubre de 2020 | 5:00 am

“El desarrollo de las TIC es clave para afrontar los efectos negativos de la pandemia”

A pesar de que se ha señalado a las empresas digitales como uno de los sectores menos afectados por la crisis, Maryleana Méndez de ASIET explicó que los operadores de telecomunicaciones pueden experimentar una caída de hasta el 14.6% de sus ingresos.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Latinoamérica)

La Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (ASIET) organizó de manera virtual, el Foro ‘Perspectivas de Desarrollo de la Industria de las Telecomunicaciones y Radiodifusión en Ecuador’ en el que convocó a más 100 asistentes con la participación de Patricia Falconi, Subsecretaria de Telecomunicaciones y Asuntos Postales, del Ministerio de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información; el Profesor Raúl Katz, Director de Investigación del Columbia Institute for Teleinformation de la Universidad de Columbia; Maryleana Méndez, Secretaria General ASIET; Miguel Alcaine, Experto en TIC de la Unión Internacional de Telecomunicaciones; Fernando Rojas, Asistente Senior de Asuntos Económicos de CEPAL, y Jorge Cevallos, Director Ejecutivo de la Asociación de Empresas de Telecomunicaciones de Ecuador (ASETEL).

La actividad fue presentada por Jorge F. Negrete, Presidente Digital Policy & Law Group. En el conversatorio se analizó el entorno económico y regulatorio del sector en Ecuador y sus perspectivas de desarrollo, apuntando a propuestas de política pública que puedan generar un marco de crecimiento y sostenibilidad para el sector, el cual facilite un escenario de crecimiento económico que se traduzca un mayor bienestar social.

Por otro lado, Raúl Katz expuso que el desarrollo de las TIC es clave para afrontar los efectos negativos de la pandemia y subrayó la necesidad de promover las inversiones en telecomunicaciones en América Latina para desplegar tecnologías de nueva generación. Katz destacó los avances del país en los índices de penetración de banda ancha fija y móvil, aunque queda camino por recorrer, señalando que hay un alto porcentaje de empresas conectadas, pero aún es baja la adopción de tecnología en los procesos productivos.

A su vez, Patricia Falconi destacó la relevancia de posicionar a las telecomunicaciones como un pilar fundamental para el desarrollo de la economía, tras subrayar la importancia del diálogo constante que se ha mantenido entre las autoridades del Gobierno y las operadoras públicas y privadas. Destacó el rol de las TIC durante la pandemia para el mantenimiento del desarrollo de actividades económicas y sociales.

Además, resaltó que desde el Ministerio en conjunto con la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones se trabaja para promover la asignación del espectro radioeléctrico, la reducción del costo de aranceles en la importación de equipos tecnológicos y la minimización del costo de la inversión para el despliegue de redes. Apuntó el trabajo que se realiza con los gobiernos locales y regionales para maximizar la conectividad. También se refirió a los programas gubernamentales que tienen como finalidad potenciar el comercio electrónico y la digitalización de los procesos productivos.

“La recuperación económica pasa por la digitalización”, indicó Maryleana Méndez (ASIET), al exponer que las telecomunicaciones son la base de la digitalización, y a su vez la clave para mejorar la productividad y el crecimiento económico. A pesar de que se ha señalado a las empresas digitales como uno de los sectores menos afectados por la crisis, Méndez explicó que los operadores de telecomunicaciones en América Latina pueden experimentar durante la pandemia una caída de hasta el 14.6% de sus ingresos, según reportó Standard & Poor’s, lo que impacta en su capacidad de inversión y despliegue de redes.

Respecto de Ecuador, destacó que uno de los principales retos está en balancear los costos del espectro radioeléctrico, para maximizar su uso social. “El espectro radioeléctrico en Ecuador, con pagos recurrentes, es muy caro”, destacó, al ser uno de los países de la región donde este insumo esencial para las nuevas tecnologías tiene un mayor costo para los operadores, lo que impacta en retrasos en el despliegue de más y mejores redes de conectividad. La Secretaria General de ASIET insistió en la necesidad de reducir las cargas para generar mayor conectividad y cobertura.

Por su parte, Fernando Rojas (Cepal) recomendó, para cerrar la Brecha Digital, el uso de subsidios a la demanda, y llevar adelante mejor coordinación público-privada para que los operadores gestionen directamente fondos destinados a garantizar el servicio universal. Rojas hizo hincapié en el hecho de que en América Latina el 46% de los niños y niñas de entre 5 y 12 años vive en hogares que no están conectados, en concreto, son 32 millones de niños los que no acceden a las oportunidades de las TIC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia