Tecnología

lunes, 13 de julio de 2020 | 5:27 am

Cómo afecta la nueva Ley del Conocimiento en tiempos de COVID-19

Esta nueva ley estaría alineada con el desarrollo de sectores claves de la economía para salir de la crisis post-COVID, incentivando aquellos que están sosteniendo su actividad durante la crisis y que podrían generar nuevos puestos de trabajo en lo inmediato.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Argentina)

Es conocida la baja tasa de nacimiento de empresas en el país, mientras la tasa de natalidad anual en Argentina es de 1 nueva empresa formal cada 2.326 habitantes, dicho indicador es de 1 cada 347 en Brasil y de 1 cada 125 en Chile (FOP – Fundación Observatorio PyME). Esta situación desfavorable se ha venido agravando desde el año 2011, momento a partir del cual se cierran al año más empresas que las que nacen.

Por otro lado, las firmas empiezan sus actividades con sólo 3 empleados en promedio, y aquellas que sobreviven demoran un promedio de 7 años en duplicar dicha cantidad de personal. En síntesis, se verifica un panorama general de estancamiento/retroceso en el campo de la creación de empresas, con lenta expansión del empleo y baja competitividad.

La experiencia internacional, por otro lado, señala que el otorgamiento de incentivos fiscales y crediticios tiene un impacto positivo en la tasa de creación de empresas. En tal sentido, si bien no existen estimaciones en relación con el número de firmas que podrían incorporarse al nuevo Proyecto de Ley que avanza en el Senado del Régimen EDC, el cual viene demorado por la pandemia y que lamentablemente aun no vio la luz.

El caso de la Industria del Software resulta útil tenerlo presente como caso de éxito, en relación con la cantidad de empresas consideradas pertenecientes a la industria del software y servicios informáticos (SSI), muchas de las cuales eran beneficiarias del régimen de la Ley 25.922 sancionada en el año 2004, luego modificado en 2011, que finalizó el 31 de diciembre de 2019 y que aún no pueden continuar gozando de los beneficios, a la espera de la nueva Ley.

 De acuerdo con los datos oficiales disponibles, a fines de 2016 existían en el país 4.849 empresas del sector (un 37% más que en 2007) con una dotación total de 101.700 trabajadores, que revistaban mayormente en compañías de hasta 9 empleados.

Mientras la tasa de aumento de la cantidad de empresas del sector en el período citado fue del 3% anual, la tasa de incremento del empleo se ubicó por encima del 4% anual. En el año 2018, el sector en cuestión generó ventas totales por el equivalente a US$ 3.283 millones, de los que el 52% correspondieron a exportaciones.

Hoy inmersos en esta pandemia, las tecnologías IT han tenido más auge de los esperado. Si recordamos que por el mes de octubre de 2019 la OMC en su informe de comercio mundial aseveró que los servicios se habían convertido en el componente más dinámico del comercio internacional y que en las próximas décadas sería aún más notable la expansión de los mismos, esos plazos con la pandemia se han acortado significativamente.

Este es el momento donde no cabe duda que esta nueva Ley de EDC, estaría alineada con el desarrollo de sectores claves de la economía para salir de la crisis post-Covid, incentivando aquellos que están sosteniendo su actividad durante la crisis y que podrían crecer a futuro y generar nuevos puestos de trabajo en lo inmediato.

Por otra parte, el gobierno entendiendo esta dinámica de crecimiento, mediante la Resolución 327/2020, a través del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación procedió a crear el programa SOLUCIONA con el propósito de brindar asistencia financiera que favorezca la reactivación productiva de los diversos sectores que componen la Economía del Conocimiento.

La asistencia mencionada se canalizará hacia personas jurídicas a través del otorgamiento de ANRs (Aportes No Reembolsables) por hasta $ 15 millones por proyecto. La Secretaría de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa del citado Ministerio fue designada como Autoridad de Aplicación del Programa.

Ahora solo resta esperar la publicación de la Nueva Ley de Economía del Conocimiento para dinamizar la economía a través de un sector más clave que nunca en tiempos del Covid-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia