Tecnología

lunes, 24 de agosto de 2020 | 5:00 am

Cansancio excesivo cómo secuela del aislamiento social

Según la encuesta realizada por Bumeran, el primer dato alarmante es que la mayoría de los consultados asegura experimentar o haber experimentado el síndrome de Burnout durante la cuarentena debido al estrés y el no lograr desconectarse.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Latinoamérica)

El portal de empleos Bumeran realizó una encuesta regional entre sus usuarios para comprender de qué manera los afecta el aislamiento social implementado por la pandemia por COVID-19, en particular, respecto al síndrome Burnout (sentir un agotamiento excesivo). Los países que participaron de la investigación fueron Argentina, Chile, Perú, Ecuador, Panamá y México.

El primer dato alarmante es que la mayoría de los consultados asegura experimentar o haber experimentado el síndrome de Burnout durante la cuarentena, mostrando los siguientes resultados, el 87,9% de los argentinos, así como el 89,1% de los peruanos, el 82,4%, de los chilenos, el 74,2%. Entre las sensaciones y experiencias negativas atravesadas durante la cuarentena en relación al trabajo, las más mencionadas son el estrés, el no lograr desconectarse y el agotamiento.

Un 22% de quienes respondieron desde Argentina mencionaron un agotamiento fuera de lo normal por la carga excesiva de trabajo, la imposibilidad de desconectarse del trabajo, aunque la jornada laboral haya finalizado (22%) y una sensación de estrés (12,8%). Respuestas similares se obtuvieron en el resto de los países, en los que la realidad de quienes atraviesan la pandemia es muy similar más allá de las fronteras. Otro punto que llama la atención es la desmotivación de quienes trabajan desde sus casas en este contexto mundial de adversidad.

Otro factor destacado que hace al malestar de los consultados tiene que ver con la extensión de las jornadas laborales que en este contexto suelen ser más largas de lo habitual. El 68,5% de los argentinos asegura que trabaja más horas que lo que solía hacerlo en la normalidad. De la misma forma respondió el 81,1% de los peruanos, el 67,7% de los chilenos, el 60% de los ecuatorianos y el 55,2% de los panameños. Por su parte, la mayoría de los mexicanos (52,2%) considera que no trabaja más horas que las que trabajaba antes de la pandemia.

Asimismo, el 44,5% de los empleados argentinos aseguró no poder separar la rutina laboral de la vida personal en un contexto en el que ambas se llevan a cabo dentro del hogar, un 33,8% declaró que, si bien trabaja un poco más que antes, logra imponer límites horarios y respetarlos y un 21,7% expresó que armó una rutina que cumple y separa los espacios de trabajo dentro de su hogar.

En un contexto inédito en la historia del mundo laboral, toma relevancia el rol que han asumido los departamentos de recursos humanos de las organizaciones para acompañar a sus empleados. Sin embargo, el 71,5% de los encuestados argentinos comentó que en su compañía no realizaron ninguna nueva iniciativa. Esta situación pone de relieve que hay ciertas necesidades de los empleados no contempladas por empleadores, ya que el 92,2% de los consultados considera importante que la empresa tenga un rol de contención dadas las circunstancias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia