78% de los consumidores brasileños está usando menos efectivo o ha dejado de usarlo

Mientras las micro y pequeñas empresas (MyPEs) de todo el mundo siguen enfrentando el impacto financiero de la pandemia de COVID-19, una cosa queda clara, es fundamental repensar la experiencia de pago virtual o en el punto de venta (POS) para sobrevivir. Visa publicó hoy el estudio Visa Back to Business que evalúa este cambio pronunciado hacia al comercio digital en respuesta a la pandemia, impulsado en gran medida por las expectativas cambiantes de los consumidores que buscan un momento de pago seguro y sin contacto.

Según el estudio en ocho mercados de tanto consumidores como MyPEs, casi ocho de cada diez consumidores en el mundo (78%) cambiaron su forma de pagar para reducir el contacto y más de dos tercios de las MyPEs (67%) han probado una nueva metodología, ya sea lanzar un sitio de comercio electrónico o cambiar su tecnología de POS para seguir operando.

Más de ocho de cada diez MyPEs brasileñas (84%) son optimistas en cuanto al futuro de sus negocios, comparado con el 75% a nivel mundial, y el 78% de los consumidores brasileños está usando menos efectivo o ha dejado de usarlo por completo desde que comenzó la pandemia.

Los consumidores ahora esperan un comercio primordialmente digital, la seguridad primero equivale a pagos sin contacto. En cada mercado encuestado, los pagos sin contacto se han convertido en un diferenciador clave, casi dos tercios de los consumidores se cambiarían a un nuevo negocio que haya instalado opciones de pago sin contacto.

La nueva normalidad equivale a nuevos hábitos, casi cuatro de cada cinco consumidores cambiaron su manera de pagar, lo que incluye comprar en línea siempre que sea posible (49%), usar los pagos sin contacto (48%) y no usar tanto efectivo (46%). Una mayoría de los consumidores usó un nuevo método de compra o pago por primera vez, incluido el 26% que usó “acercar para pagar” para hacer compras en tiendas, comprar alimentos o artículos del hogar en línea, recoger en la acera comida para llevar en restaurantes y comprar en línea para luego recoger en tienda.

A nivel mundial, los propietarios de MyPEs calculan que quedan al menos seis a diez meses difíciles más antes de que su negocio vuelva a operar a plena capacidad. Sus mayores inquietudes inmediatas incluyen la reducción de ingresos (52%), atraer a nuevos clientes (46%) y tener que reducir sueldos o salarios (22%).

Más de un cuarto de las MyPEs hizo publicidades dirigidas en redes sociales o vendió productos o servicios en línea. Otro 20% adoptó los pagos sin contacto, un tercio de las MyPEs indica haber aceptado menos, o haber dejado de aceptar, efectivo desde que comenzó la pandemia de COVID-19. Los millennials propietarios de MyPEs son significativamente más propensos a haber aceptado menos efectivo o haber dejado de aceptarlo, comparado con los propietarios de la generación X y los de la generación de la posguerra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas
Leer más

Globant lanza Robotics Studio

“Este Studio se enfoca en la selección, integración, y personalización de robots dentro de plataformas requeridas y unificadas para desarrollar sistemas robóticos autónomos”, explicó Diego Tartara, de Globant.
Leer más

Llega la tercera edición de BVS Media Connect

Algunas de las temáticas que serán abordadas por los especialistas durante el evento incluyen: la IA en un flujo de trabajo; la producción remota, playout en la nube y flujo IP y la nueva forma de distribución de video en remplazo del satélite, entre otras.
Total
0
Share