Tecnología

miércoles, 20 de enero de 2021 | 1:46 pm

Pandemia, el catalizador que impulsó la adopción de la telemetría

Las tecnologías que propician la economía del bajo contacto en este nuevo entorno, las soluciones basadas en telemetría y en IoT irrumpen en un mercado impactado por el contexto de pandemia para generar cambios.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Buenos Aires, Argentina)

Las tecnologías que propician la economía del bajo contacto en este nuevo escenario de pandemia, son las soluciones basadas en telemetría y en IoT que irrumpen en un mercado impactado por el contexto de pandemia para generar cambios.

“Pandemia, el catalizador que impulsó la adopción de la telemetría” ahonda sobre las nuevas necesidades que acontecen a partir de la nueva normalidad: avanzar en la generación de obras de infraestructura que aseguren el acceso a servicios de Internet de calidad, a precios accesibles, en todo el territorio nacional.

Según el CABASE Internet Index de 2019, se necesitaría cuadruplicar la cantidad de torres de comunicaciones existentes para que la calidad de conexión se equipare con los promedios regionales. Por otra parte, el contar con soluciones informáticas que optimicen los procesos y cuiden la seguridad de los datos es y será clave para sostener el trabajo remoto y brindar respaldo a los nuevos hábitos de consumo -por ejemplo, el e-commerce-.

Las soluciones de este tipo impulsarán el desarrollo de la economía para que el mundo laboral siga funcionando, y las soluciones de telemetría serán socias estratégicas para desarrollar aquellas tareas que hoy reciben mucha supervisión in situ, manteniendo el contacto de forma remota, y sin la necesidad de un seguimiento presencial de los temas.

Finalmente, pensando en los nuevos roles y nuevas oportunidades que nos deja la experiencia del COVID-19, transitamos un momento en el que las marcas deben conocer y comprender cada vez más y mejor a sus clientes. Aquellas que lo logren serán las que estén más preparadas para transitar y sobrevivir en el futuro. El incremento en el uso de nuevas (o no tan nuevas) tecnologías, terminó de afianzar la transformación digital de la que tanto se hablaba antes de la pandemia, lo que obliga a las compañías a estar un paso delante de las necesidades del mercado.

El reto de las empresas radicará en ser precisas y efectivas en cada punto de conexión con sus públicos, la experiencia del cliente se volverá aún más esencial que antes. Saldrán fortalecidas de esta crisis aquellas que demuestren: agilidad, resiliencia, empatía, y adaptación.

Por Pablo G. Porto, VP y Gerente General de Pointer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia