Economia

lunes, 19 de septiembre de 2022 | 8:00 am

México: El uso de efectivo tiene un costo social de 1.5% del Producto Bruto Interno

La inclusión financiera se ha convertido en uno de los objetivos comunes tanto de gobierno como de instituciones y empresas, ya que se ha demostrado que el acceso a productos financieros puede ser un detonante para combatir la pobreza.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(México)

La inclusión financiera se ha convertido en los últimos años en uno de los objetivos comunes tanto de gobierno como de instituciones y empresas de todo el mundo, ya que se ha demostrado que el acceso a productos financieros puede ser un detonante para combatir la pobreza y que comunidades completas puedan impulsar su economía, al generar redes de intercambio comercial a precios competitivos.

Lamentablemente, las finanzas populares siguen sin ser un mercado atractivo para las grandes instituciones bancarias debido a que estas transacciones, con montos tradicionalmente bajos, generan gastos operativos muy grandes y dejan un margen de ganancia pequeño.

Sin embargo, estos inconvenientes podrían solventarse si se aprovechara la penetración que tiene la telefonía móvil en la mayor parte del país y se brindara a los usuarios la posibilidad de transaccionar con sus teléfonos inteligentes de manera segura, con la validación de su identidad a través de sistemas biométricos.

“El uso de dispositivos electrónicos reduciría drásticamente los gastos operativos y aquellos relacionados a requerimientos de seguridad de las instituciones financieras; se generarían ahorros en materia de traslado de efectivo, ya que se enseñaría a las personas a transaccionar de manera digital, y las operaciones estarían validadas con las biometrías de los usuarios, previendo así fraudes y casos de robo de identidad”, señala Adolfo Loera, CEO de Biometría Aplicada.

De acuerdo con un reporte del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) y la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), el uso de efectivo tiene un costo social de 1.5% del Producto Bruto Interno (PBI) de 33 países estudiados por MasterCard.

Además, se estima que 50% de los pagos con efectivo esconden transacciones ilícitas o informales, “por lo que sustituir el uso de efectivo por pagos digitales tiene impactos positivos en las personas, empresas y gobiernos”, recalcan las instituciones.

Según un monitoreo de Moody’s Analytics en 56 países, que representaban el 93% del PBI mundial, el uso de pagos electrónicos incrementó el consumo privado en promedio 0.7% en un periodo de cuatro años, es decir, un 0.4% de PBI adicional, lo cual equivalió a la creación de aproximadamente 2 millones de empleos.

Asimismo, el PBI mundial se incrementó alrededor de 1.8% real en dicho periodo, de los cuales 0.17 puntos porcentuales son atribuibles al aumento en el uso de tarjetas.

Fuente: Biometría Aplicada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia