Tecnología

martes, 30 de junio de 2020 | 5:00 am

Para 1 de cada 5 consumidores latinoamericanos, las calificaciones sociales tienen consecuencias

Según un estudio, el 18% de los consumidores latinoamericanos ha tenido problemas para obtener préstamos o hipotecas debido a la información recopilada sobre ellos en sus cuentas de redes sociales.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Internacional )

Actualmente, la mayor parte de los servicios que utilizamos en línea para casi todos los aspectos de nuestra vida, desde las redes sociales hasta las cuentas bancarias, se basan en datos para facilitar nuestro día a día. Con información personal, incluida la actividad en las redes sociales, las organizaciones pueden ofrecer a sus clientes actuales y potenciales servicios personalizados y proporcionar una experiencia continua.

Sin embargo, dicha evaluación de nuestro comportamiento también conduce a calificaciones de crédito social basadas en algoritmos automatizados que pueden afectar nuestra vida personal. El informe de Kaspersky, “Créditos sociales y seguridad: adoptando el mundo de las calificaciones”, revela las experiencias de los consumidores con tales sistemas.

Según el estudio, el 18% de los consumidores latinoamericanos ha tenido problemas para obtener préstamos o hipotecas debido a la información recopilada sobre ellos en sus cuentas de redes sociales, siendo los mayores de 25 a 34 años los que más confían en estos servicios y los más afectados. Si bien existen regulaciones conocidas para la calificación de crédito basadas en nuestra conducta financiera, no existe un marco públicamente conocido sobre los sistemas que recopilan información personal de nuestros perfiles en línea.

El informe sugiere que las personas están dispuestas a compartir datos confidenciales para asegurar mejores tarifas y descuentos, y para recibir servicios especiales. Al mismo tiempo, un número significativo de consumidores permanece atento a cómo se usan las redes sociales, mientras otros no se sienten cómodos con que organizaciones echen un vistazo a sus vidas personales.

Por ejemplo, una cuarta parte de los encuestados en la región dijo que no compartirían su perfil para acelerar las verificaciones necesarias para abrir una tarjeta de crédito. Un porcentaje ligeramente menor de personas no se siente cómodo compartiendo este tipo de información personal para asegurar la matrícula de su hijo/a en una escuela superior (20%) o un mejor apartamento en alquiler (15%).

“En el mundo digital actual, los sistemas de calificación social pronto cobrarán más fuerza convirtiéndose no solo en una opción, sino en una parte integral de múltiples servicios. La encuesta destaca que hay un número significativo de personas que no desean compartir su información privada para adquirir algún beneficio. Estas opiniones no se pueden ignorar, y a medida que los desarrolladores creen algoritmos de inteligencia artificial en las clasificaciones sociales, se deben considerar los intereses de todos, al igual que las inquietudes sobre confianza y transparencia deben ser abordadas”, comenta Marco Preuss, Director del Equipo de Investigación y Análisis Global de Kaspersky en Europa.

Mientras las empresas buscan beneficiarse de la tecnología y los datos de los consumidores de nuevas maneras, los consumidores también están considerando en qué organizaciones pueden confiar sus datos, ya que el panorama de amenazas cibernéticas continúa ampliándose y la protección de datos personales puede ser un gran desafío.

El informe de Kaspersky reveló que los consumidores confían más en los operadores médicos, bancos o compañías de seguros con sus datos, mientras una cuarta parte (24%) dice no confiar en el gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia