Tecnología

jueves, 06 de octubre de 2022 | 8:00 am

La creación del metaverso implicará la confluencia de múltiples tecnologías

Hay muchos retos por delante para hacer posible el metaverso. En cuanto a las redes, será necesario un acceso ubicuo, es decir, una cobertura y una capacidad constantes y un traspaso fluido entre diferentes redes.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Internacional )

Hemos visto a grandes empresas como Roblox, Fortnite, Microsoft y Facebook prepararse para lo que está por venir invirtiendo en tecnologías que permitirán el metaverso como los auriculares de realidad virtual, el IoT y el Blockchain.

Facebook, incluso llegó a renombrar a la empresa como ‘Meta’. La creación del metaverso implicará la confluencia de múltiples tecnologías, pero lo más importante es que requerirá una red troncal altamente fiable y rápida, y ahí es donde el 5G será clave.

El metaverso adoptará diferentes formatos. Existirá la experiencia totalmente virtual, consumida a través de auriculares de realidad virtual, donde los avatares digitales van a interactuar con paisajes y lugares digitales. Pero también habrá experiencias con una fuerte base en el mundo físico con superposiciones digitales, experimentadas a través de la realidad aumentada (AR) o la realidad mixta (MR).

Un ejemplo es Pokémon Go, que se juega a través de un teléfono móvil o de unas gafas de realidad aumentada. En cualquier caso, nuestras experiencias e interacciones se verán reforzadas por el contenido virtual.

Las ventas mundiales de auriculares de AR han crecido de forma constante, aumentando un 390% en el 3T21 frente al 3T20. IDC prevé que el gasto mundial en AR/VR alcanzará los 20.000 millones de dólares en 2022.

La Web 3.0 promete ser el mayor disruptor porque desafiará la realidad existente de la propiedad en la web. Las aplicaciones actuales de Internet, como las plataformas de medios sociales, son propiedad centralizada de empresas que se encargan de las actualizaciones de código y otras decisiones.

Los dispositivos de VR y AR utilizados en el metaverso actuarán como enlaces entre el mundo físico y el virtual y se apoyarán en tecnologías emergentes como los sensores Lidar, cámaras, trajes hápticos y guantes. Las necesidades de computación se trasladarán de los dispositivos a los servidores de borde, donde los gráficos se pueden renderizar en tiempo real.

Toda esta capacidad de procesamiento requerirá redes muy fiables, de alto rendimiento y baja latencia. 5G es la única tecnología que puede cumplir esos requisitos, ya que ofrece la velocidad, el alcance, la fiabilidad y la latencia necesarias, así como la capacidad de segmentación de la red para asignar determinados segmentos de la red exclusivamente al metaverso.

Hay muchos retos por delante para hacer posible el metaverso. En cuanto a las redes, será necesario un acceso ubicuo, es decir, una cobertura y una capacidad constantes y un traspaso fluido entre diferentes redes. Necesitaremos una amplia disponibilidad de dispositivos XR que sean ligeros y asequibles para los usuarios y capacidades de borde de la nube que puedan procesar y renderizar datos para proporcionar una experiencia óptima.

Chile es uno de los países más avanzados de América Latina en cuanto a su despliegue de 5G, alcanzando 545.323 usuarios en el primer cuatrimestre de 2022, la misma cifra que tardó 12 meses en alcanzar con 4G.

Según el plan del Gobierno, los operadores deberían alcanzar una cobertura del 90% de la población en tres años, lo que da una idea de cuándo estarán listas las redes para soportar el metaverso.

Por José Ignacio Díaz, analista senior de telecomunicaciones para IDC Chile

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia