Economia

lunes, 13 de abril de 2020 | 12:25 am

América Latina y el Caribe: caerá su PBI un 4,6% en 2020

El Banco Mundial analizó como el COVID-19 impactará negativamente América Latina y el Caribe y estimó que, recién para 2021 habrá un crecimiento de 2,6% en promedio.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Internacional)

El Banco Mundial analizó como el COVID-19 impactará negativamente América Latina y el Caribe y estimó que el Producto Interno Bruto (PBI) de la región caerá un 4,6% en 2020. El informe indica que ningún país de la región crecerá durante este año.

En tanto, para 2021 proyecta un crecimiento de 2,6% en promedio y que esperan que las economías vuelvan a dar indicadores positivos.

La región de América Latina y el Caribe (ALCA) enfrenta la crisis que provocó la pandemia y los países de esta región deberán atender y dar respuestas múltiples en materia de políticas públicas para apoyar a los más vulnerables, evitar una crisis financiera y ayudar a las empresas, sobre todo a las Pymes y preservar los puestos de trabajo.

La caída reportada por el Banco Mundial en el PIB de 4,6%, implicará a todos los países, salvo a Guyana que crecerá y República Dominicana que se mantendrá estable. Solo República Dominicana escapará a esta tendencia y no entrará en recesión, aunque se prevé que cierre 2020 con una crecimiento plano del 0 %.

Las principales economías de la región tendrán una contracción de 5% en Brasil, 5,2% en Argentina, 6% en México y una caída del PIB de 2% en Colombia, 3% en Chile, 3,4% en Bolivia y 4,7% en Perú.

El aislamiento social, ha impactado en toda la sociedad, el Estado debe ayudar a los más vulnerables y a los millones de pobres a sobrellevar la pérdida de ingresos derivada del COVID-19, los actuales programas de protección y asistencia social no serán suficiente y con mucha agilidad deben ser ampliados, según La economía en los tiempos del Covid-19, el último informe semestral de la Oficina del Economista en Jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

Humberto López, vicepresidente en funciones para la región de América Latina y el Caribe declaró “Debemos ayudar a las personas a enfrentar estos desafíos mayúsculos y asegurarnos que los mercados financieros y los empleadores puedan capear esta tormenta”.

El estudio reveló que la pandemia del coronavirus está provocando un gran shock de oferta. Se prevé que la demanda de China y los países del G7 decaiga abruptamente, impactando a los países exportadores de materias primas en América del Sur y a los países exportadores de servicios y bienes industriales en América Central y el Caribe. Un colapso del turismo tendría un impacto muy severo en algunos países caribeños.

“Muchos países de América Latina y el Caribe se enfrentan a esta crisis con un espacio fiscal acotado. El mayor nivel de informalidad hace que sea más difícil llegar a todos los hogares y proteger todas las fuentes de empleo. Muchos hogares viven al día y carecen de recursos para enfrentar los aislamientos y cuarentenas necesarios para contener la propagación de la epidemia. Muchos también dependen de remesas en rápido descenso. Para ayudar a los más vulnerables a sobrellevar estas dificultades económicas, los actuales programas de protección y asistencia social deben ampliarse rápidamente, así como también su cobertura”.

“Los gobiernos de América Latina y el Caribe enfrentan el enorme desafío de proteger vidas y al mismo tiempo limitar los impactos económicos. Requerirá políticas dirigidas y coherentes en una escala raras veces vista anteriormente”, dijo Martín Rama, economista jefe del Banco Mundial para la región de América Latina y el Caribe.

El pasado 26 de Marzo, el presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass, durante la cumbre virtual de líderes del Grupo de los Veinte (G-20), comentó: “El Grupo Banco Mundial ha trabajado para poder tomar medidas rápidas y abarcativas para responder a la pandemia de coronavirus. El 17 de marzo, nuestro directorio ejecutivo aprobó un paquete de USD 14 000 millones destinado principalmente a enfrentar los efectos sanitarios y sociales inmediatos del brote”.

Y agregó: “Los objetivos son reducir el tiempo de recuperación, crear condiciones para el crecimiento, apoyar a las pequeñas y medianas empresas, y ayudar a proteger a las personas pobres y vulnerables. Ayer presenté ante nuestro directorio ejecutivo un programa con el que se podría brindar un apoyo financiero de hasta USD 160000 millones en los próximos 15 meses”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia