Big Data

jueves, 29 de octubre de 2020 | 9:09 am

En un mundo de grandes volúmenes de datos, se debe conocer sobre modelos de machine learning

Si antes vivimos en el boom del Big Data, hoy sumamos la era de los datos inteligentes. Entonces, impone enormes desafíos para que se pueda comprender los sentimientos del cliente en las diferentes etapas del ciclo de ventas.


Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Brasil)

Los nuevos hábitos de los consumidores están obligando a las empresas a cambiar la forma en que manejan la información sobre sus clientes y les obligan ir más profundo en el entendimiento del comportamiento en el ciclo de vida de la experiencia del cliente con sus productos, servicios y reputación de la marca.

El gran volumen de datos en el mundo digital impone enormes desafíos para que se pueda comprender los sentimientos del cliente en las diferentes etapas del ciclo de ventas. Y estos poder compararlos con la misma experiencia de cliente de la competencia. En un mundo de grandes volúmenes de datos, esto implica tener conocimiento sobre modelos de machine learning, ciencia de datos, infraestructuras y base de datos adecuadas para procesar informaciones a gran velocidad. Si antes vivimos en el boom del Big Data, hoy sumamos la era de los datos inteligentes. Entonces, ¿qué es lo que su empresa sabe realmente acerca de la experiencia de sus clientes?

La suspensión temporal de muchas actividades en la economía ha cambiado casi todo, creando prácticamente un “nuevo mundo”, muy diferente, más digital que antes y menos presencial, ahora y en el futuro cercano.

Para sobrevivir a la competencia del mercado empresarial y tratar de garantizar la supervivencia en este mundo volátil, las empresas se han visto obligadas a acelerar su digitalización, pero ya con eso no basta. Luego del primer paso, las empresas que pudieron realizar ese paso a la virtualización, queda destacarse y hacerse ver en un mundo online velozmente competitivo. Para todas las empresas, sin excepción, las inversiones para mantenerse competitivamente activos van focalizadas en la inteligencia de datos a través de gestión continua de datos.

Los datos son la base de una comunicación inteligente con el cliente

La presencia digital global de organizaciones empresariales, sociales y gubernamentales en Internet aumenta la necesidad de inversiones en posicionamiento inteligente con sus diversas audiencias y entre sí mismos. Este movimiento hacia el diálogo en el mundo online genera lo que en marketing conocemos como “pensamiento social”, en una realidad que puede afectar la reputación online si esta comunicación se aplica sin la inteligencia del análisis de datos sobre la competencia.

Tenemos que ser más conscientes de que esta reputación originada en Internet ya no es estática y, por muchas razones, ella es transformadora y se origina de forma orgánica y potencialmente viral. De hecho, la principal -¡y maravillosa!- característica de Internet es su capacidad para viralizar opiniones, sea ella a favor o en contra de una marca. Por lo tanto, conocer la competencia a través de los datos es vital para todas las organizaciones que tienen como principal deseo conectarse con el cliente.

Mucho antes de la crisis de la pandemia de Covid-19, la era digital ya había cambiado muchas cosas en nuestras vidas, en la forma en que compramos, hablamos con personas y empresas haciendo un mayor uso de los medios online multicanales, desde formularios de sitios web hasta aplicaciones de mensajería y chatbots dedicadas a esta tarea en redes sociales.

¿Qué tienen que hacer las marcas? Sin dudas un paso es profundizar el trabajo de “Análisis de Competencia”, ya que a partir del mismo se puede conocer de forma continua la actividad de una marca y sus competidores, según su ciclo de vida. Este ciclo de vida está dado por las instancias desde Conocer y Aprender hasta Renovar.

Por lo tanto, las marcas deben estar más atentas que nunca a poder monitorear de manera continua diferentes aspectos de la competencia en comparación con la propia marca a través de la identificación de las fortalezas y debilidades según el ciclo de vida del producto. Esto les permitirá generar estrategias de mejoras sobre las acciones específicas detectadas, disminuyendo costos y optimizando el punto de dolor a atacar.

Además, podrán reaccionar en tiempo real con nuevos mensajes y estrategia en redes sociales y medios, al mismo tiempo que lograrán determinar el sentimiento acerca de la marca. Todas estas acciones a partir de los datos, permiten poner el ojo en refinar el gasto de marketing eliminando canales con los niveles de compromiso más bajos.

De esta manera, las opiniones se convierten en variables que miden indicadores económicos y desafíos para lograr un sistema de medición de reputación ideal, alimentando grandes volúmenes de datos de Internet y aplicando modelos de aprendizaje automático para la clasificación de textos y sentimientos.

Por Mara Destefanis fundadora de BigDataMachine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia