Economia

jueves, 21 de abril de 2016 | 10:16 am

Chile invadido por argentinos que van de shopping

Con precios super bajos en electrónica y ropa, el turismo argentino sube un 60% en ese país.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Buenos Aires, Argentina)

Chile invadido por argentinos que van de shopping

“Son muchos los argentinos que viajan al país trasandino exclusivamente para llevarse electrodomésticos”, cuenta Fabián Castillo de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Agrega que los productos “estrella” son los iPhones, las iPads y los televisores. Esta afluencia tuvo un gran salto en 2016: en términos interanuales creció casi un 60%, de acuerdo con datos proporcionados por el Servicio Nacional de Turismo (SENATUR), entidad que promociona las visitas de extranjeros a esa nación.

A principios de año, el arribo de argentinos hizo furor: llegaron diariamente a Santiago unos 16.000 turistas. La explicación a este fenómeno es que allí se encuentran con artículos tecnológicos a mitad de precio respecto a lo que valen en puntos de venta locales. Tal es así que ya se ha vuelto frecuente ver personas que vuelven con una TV o un smartphone.

La brecha entre los valores domésticos y los que se abonan en el exterior se agranda cuanto mayor es el precio del artículo.

Por ejemplo, mientras que una TV de 32 pulgadas marca LG en la Argentina cuesta unos $7.000, en el país trasandino hay que desembolsar apenas $4.800.

Un Smart TV de 40 pulgadas Samsung fronteras adentro sale unos $15.500 mientras que cruzando la cordillera se consigue por $6.200.

Así las cosas, se han vuelto moneda corriente los “viajes exprés” de tres o cuatro días a Santiago solamente para hacer shopping.

Tal es así que el último fin de semana largo -25 al 27 de marzo- se agotaron los TV de Samsung y los LG de 32 pulgadas en el local de Falabella de Costanera Center, el principal shopping de la capital chilena.

En Semana Santa, en el Paso Internacional Cristo Redentor se registraron colas de vehículos que llegaron hasta los 30 kilómetros de extensión. El “finde” largo previo -el del 8 y 9 de febrero- habían sido 2.378 los automóviles que cruzaron hacia el país vecino.

A fines de marzo esta cifra se multiplicó y, según Gendarmería chilena, 18.000 personas cruzaron desde Mendoza. La menor distancia respecto de Miami favorece esta afluencia. Un pasaje de avión cuesta tres veces menos y se puede acceder a productos que están casi al mismo precio.

Mientras que un ticket a la capital trasandina no llega a los $4.000, un aéreo a la ciudad estadounidense se acerca a los $12.000. “El precio es más bajo y además se llega en dos horas”, indica Castillo.

Acostumbrados al “boom” de turistas albicelestes en los locales, los vendedores ya calculan los valores de los artículos en pesos argentinos.

Desde el local de Falabella de Costanera Center, uno de los encargados hace en pocos segundos la cuenta sobre cuál es el valor de un LCD.

Hay que considerar que los mayores de 18 años que cruzan la frontera en un auto tienen una franquicia de compra sin impuestos de u$s150, mientras que por cada hijo se suman u$s75. Cuando se viaja en avión, esa cifra se duplica.

De excederse, deben abonar un gravamen del 50%. Por cierto, esto es algo que los vendedores chilenos también saben de memoria. Walter Rodríguez, secretario de la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo (AAVyT), señala que “este país se ha consolidado como destino de compras”. Agrega que “muchos aprovechan los viajes por trabajo para hacer shopping”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia