IDEMIA impulsa la accesibilidad a través de Pagos Biométricos

Las tarjetas de pago biométricas han surgido como una sólida alternativa, incorporan sensores biométricos para autenticar las transacciones mediante la verificación de la identidad del titular de la tarjeta al tocar el sensor mientras se coloca en el terminal de punto de venta.

En el contexto del Día Mundial de la Visión, la alta prevalencia de discapacidades visuales a nivel global resalta la importancia de abordar los obstáculos que las personas con estas discapacidades enfrentan, incluyendo la accesibilidad en sus transacciones virtuales.

Las personas con discapacidades visuales enfrentan diversos desafíos en su rutina diaria, y los pagos en las tiendas no son una excepción. Ingresar un código PIN en un terminal puede resultar complicado y preocupante debido al riesgo de que alguien lo observe sin su conocimiento.

De acuerdo con IDEMIA, “la tecnología de punto de venta ha avanzado con soluciones como la entrada de PIN en pantalla, eliminando la necesidad de teclas táctiles físicas en los terminales tradicionales. Si bien esto es un avance tecnológico, plantea un desafío significativo para las personas con discapacidades visuales”.

La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (UNCRPD) ha desempeñado un papel crucial al motivar a los países a implementar regulaciones de accesibilidad que promuevan una mayor accesibilidad de productos y servicios.

En Europa, la Ley de Accesibilidad de la Comisión Europea (EAA), adoptada en 2019, se enfoca en mejorar la accesibilidad de productos y servicios para personas con discapacidades en los Estados miembros de la Unión Europea. A partir de 2023, todos los Estados miembros están obligados a integrar las disposiciones de esta Ley en su legislación nacional.

En respuesta a las necesidades de accesibilidad, los emisores de tarjetas y los proveedores de servicios de pago están desarrollando soluciones innovadoras. Entre ellas, las tarjetas de pago biométricas han surgido como una sólida alternativa para mejorar la accesibilidad en los sistemas de pago.

Estas tarjetas incorporan sensores biométricos para autenticar las transacciones mediante la verificación de la identidad del titular de la tarjeta al tocar el sensor mientras se coloca en el terminal de punto de venta. Esto elimina la necesidad de ingresar un PIN o una firma, permitiendo a las personas con discapacidades visuales llevar a cabo transacciones de manera independiente.

Los consumidores están cada vez más familiarizados con la biometría como método de autenticación en sus dispositivos y viajes. Según un estudio independiente realizado por Dentsu en 14 países en 2021, el 70% de los encuestados ya había utilizado el reconocimiento de huellas dactilares como forma de autenticación, y la gran mayoría consideraba que era seguro y cómodo.

Varios bancos en todo el mundo ya han comenzado a emitir tarjetas de pago biométricas o están llevando a cabo experimentos con ellas, aunque su adopción varía según las regiones. Europa y Asia-Pacífico lideran la adopción de estas tarjetas, y otros países también avanzan en esta dirección.

En un mundo que valora la accesibilidad, es esencial asegurar que las personas con discapacidades visuales no se queden rezagadas en el ámbito de los pagos. Las tarjetas de pago biométricas ofrecen una solución segura y cómoda que puede aumentar significativamente la independencia y comodidad de las personas con discapacidades visuales en sus transacciones financieras.

Fuente: IDEMIA

Noticias relacionadas
Leer más

Nubank se posiciona como el banco más valioso de Latinoamérica

El cambio está siendo impulsado por un repunte masivo de las acciones de la empresa fintech, que tras los sólidos resultados del primer trimestre han subido un 46% este año. Nubank cuenta con Berkshire Hathaway Inc. de Warren Buffett y Sequoia Capital entre sus inversores
Total
0
Share