Es Ley el Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2030

Esta Ley permitirá profundizar el sistema de innovación nacional, un eje fundamental de desarrollo productivo, científico y tecnológico, que además brindará asesoramiento y nuevas capacidades a nivel regional y local.

Mientras ciertos valores que parecen afianzados por la trayectoria y los logros adquiridos a nivel internacional son puestos en duda por algunos candidatos, la Cámara de Diputados convirtió ayer en Ley el Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2030. Se trata de un proyecto que motiva el conocimiento y trasciende las fronteras de nuestro país.

Esta Ley permitirá profundizar el sistema de innovación nacional, un eje fundamental de desarrollo productivo, científico y tecnológico, que además brindará asesoramiento y nuevas capacidades a nivel regional y local.

Se trata de un Plan que no fue gestado al azar, contiene las perspectivas integradoras que garantizan la sostenibilidad de los proyectos, acompañando el desarrollo del trabajo y el empleo, abocados a una perspectiva de género y federal, y bajo las misiones y estrategias de I+D+i.

Recientemente, tres premios Nobel destacaron el rol de la ciencia argentina y el aporte del CONICET. El doctor estadounidense Michael Rosbash, galardonado en 2017, dijo: “siento el mayor respeto y admiración por sus logros científicos”. Mientras que Phillip Sharp, ganador del Nobel de Medicina en 1993, enfatizó en lo esencial del apoyo permanente a los científicos argentinos y remarcó: “los científicos del CONICET han realizado aportes fundamentales que benefician al país y se los reconoce internacionalmente”.

En la misma línea, el doctor Edvard Moser, que fue reconocido con el Nobel en 2014 por su estudio en neurociencias, él aclaró que “Argentina es un centro de referencia”, donde los institutos argentinos generan un aporte sustancial de “contribuciones” para la comunidad mundial.

La ciencia y la tecnología son el logro más trascendente y rentable que hoy Argentina puede garantizar y explotar, afianzando el conocimiento y promoviendo empleos de calidad, beneficiando la industria y el desarrollo productivo.

Con la sanción del Plan 2030, los legisladores apoyan y profundizan la evolución de las capacidades científico-tecnológicas, y jerarquizan el aporte de la honorable contribución al mundo entero. Porque el sistema de innovación nacional es el eje fundamental de desarrollo del país.

Y mientras la comunidad científica global nos honra con su reconocimiento, negar esta joya de industria nacional implica coartar mucho más que educación y conocimiento, destruye todas las posibilidades de alcanzar un país moderno, anula sus mejores recursos y capacidades, sólo aumenta la ignorancia y profundiza las diversas brechas que como argentinos creímos superadas.

Por Fabián Ruocco, Director Ejecutivo de la UVT – CEDyAT, y Director Ejecutivo de VinTecAr 4.0.

Noticias relacionadas
Leer más

SEDECO y SAP firman convenio para impulsar la economía de pymes

“SAP comparte el propósito del gobierno de promover la digitalización y el desarrollo económico de las pymes en el contexto de la actual economía digital, no sólo en México, sino en el exterior, así como de visibilizar los bienes y servicios que ofrecen las empresas mexicanas”, señalan desde SAP.
Total
0
Share