Economia

martes, 13 de octubre de 2015 | 12:19 am

Deaton, ha ayudado a transformar la microeconomía y la economía del desarrollo

La Academia lo premió con el Nobel por sus conclusiones. Sus estudios ponen el foco en los sistemas de salud y el poder adquisitivo en países ricos y pobres.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Buenos Aires, Argentina)

Nobel de Economía para Angus Deaton por su análisis sobre consumo, pobreza y bienestar

“Para diseñar políticas económicas que promuevan el bienestar y reduzcan la pobreza, debemos entender primero las opciones de consumo individuales. Más que nadie, Angus Deaton ha mejorado este entendimiento. Al vincular las decisiones individuales detalladas y los resultados agregados, su investigación ha ayudado a transformar el campo de la microeconomía, macroeconomía y la economía del desarrollo”, destacó la Academia.

Deaton nació el 19 de octubre de 1945 en Edimburgo, Reino Unido, pero tiene también la nacionalidad estadounidense. Hoy es profesor en la Universidad de Princeton y la Escuela Woodrow Wilson y antes fue docente en Cambridge.

Sus investigaciones actuales se centran “en los determinantes de la salud en los países ricos y pobres” y “en la medición de la pobreza en la India y en todo el mundo”. Él mismo describe que mantiene además “un interés de larga data en el análisis de las encuestas de hogares”.

El trabajo por el que fue premiado, apuntó la Academia, gira en torno a tres cuestiones centrales: cómo distribuyen los consumidores su gasto; qué parte de los ingresos de la sociedad se gasta y cuánto se ahorra y cómo se pueden medir y analizar mejor el bienestar y la pobreza.

¿Cómo distribuyen los consumidores su gasto entre diferentes bienes?

“Responder a esta pregunta –destaca la Academia- no sólo es necesaria para explicar y predecir los patrones de consumo actuales, sino también crucial en la evaluación de cómo las reformas políticas, como los cambios en los impuestos al consumo, afectan el bienestar de los diferentes grupos”.

 “En sus primeros trabajos en torno a 1980, Deaton desarrolló el Sistema de Demanda Casi Ideal – una solución flexible y simple para estimar cómo la demanda de cada bien depende de los precios de todos los bienes y de los ingresos individuales-. Su enfoque y sus modificaciones posteriores son ahora herramientas estándar, tanto en el mundo académico como en la práctica política”.

¿Qué parte de los ingresos de la sociedad se gasta y cuánto se ahorra?

“Para explicar la formación de capital y las magnitudes de los ciclos económicos, es necesario comprender la interacción entre el ingreso y el consumo en el tiempo. En algunos papers de alrededor de 1990, Deaton demostró que la teoría del consumo imperante no podía explicar las relaciones reales si el punto de partida fue el ingreso y el consumo agregado”.

 “En su lugar –destaca la Academia sobre las conclusiones del Nobel´-, se debe resumir cómo los individuos adaptan su propio consumo a su ingreso individual, que fluctúa de una manera muy diferente de agregar ingresos”.

 “Esta investigación demuestra claramente por qué el análisis de datos individual es clave para desentrañar los patrones que vemos en los datos agregados, un enfoque que se ha convertido ya ampliamente adoptados en la macroeconomía moderna”.

¿Cómo podemos medir y analizar mejor el bienestar y la pobreza?

“En sus estudios más recientes, Deaton pone de relieve cómo las mediciones fiables de los niveles de consumo individual de los hogares pueden utilizarse para encontrar los mecanismos del desarrollo económico. Su investigación superó escollos importantes al comparar la magnitud de la pobreza a través del tiempo y el lugar”.

 “También se ejemplifica cómo el uso inteligente de los datos de los hogares puede arrojar luz sobre cuestiones como las relaciones entre los ingresos y el consumo de calorías, y la extensión de la discriminación de género dentro de la familia”.

 “El enfoque de Deaton en encuestas de hogares ha ayudado a transformar la economía del desarrollo de un campo teórico basado en datos agregados a un campo empírico basado en datos individuales detallados”, concluye la Academia.

Fuente: El Cronista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia