Tecnología

domingo, 30 de agosto de 2015 | 11:27 pm

Aulas AMiGAS llega a la Argentina para transformar la educación

La empresa colombiana desarrolla y produce herramientas tecnológicas educativas con el objetivo de transformar los ambientes de enseñanza y aprendizaje a través de la implementación de las TIC.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(Buenos Aires, Argentina)

Juan Manuel Lopera, CEO y Cecilia Castro, gerente Regional de Cono Sur para Aulas AMIGAS

La empresa de origen colombiano, Aulas AMiGAS, llega a la Argentina con la intención de convertirse en el principal productor de tecnología educativa en la región. El tablero óptico TOMi, es el producto con el cual desembarca en el país para sumar valor a la gestión educativa a través de la inclusión tecnológica.

“Las necesidades de los chicos han evolucionado, nosotros lo sabemos y trabajamos para transformar la educación de América Latina a través de la tecnología”, señala Juan Manuel Lopera, CEO de Aulas AMIGAS. “Hemos llegado a 20 mil aulas de clases, capacitado a 50 mil maestros con las nuevas tecnologías, tenemos cuatro sedes en Colombia y dos en Ecuador y Buenos Aires y en éste último, contamos con dos fábricas”, agregó.

“Nos han reconocido con el Premio Innova en Colombia en dos oportunidades, entre otros reconocimientos”, destacó el CEO que definió a sus productos como herramientas innovadoras para el ámbito educativo, que impulsa el aprendizaje de los chicos de una forma más divertida y participativa”.

“El producto con el que Aulas AMIGAS llega a Argentina es TOMi, un tablero óptico que convierte cualquier superficie en una pantalla interactiva. Es fabricado localmente para ser exportado a todo Cono Sur”, comentó Cecilia Castro, gerente Regional de Aulas AMIGAS para Cono Sur.

TOMi pesa sólo 350 gramos y su función multitouch permite que puedan escribir simultáneamente dos personas. Es de rápida instalación y fácil uso. Viene equipado con dos lápices ópticos recargables, manual de instrucciones, software de instalación y acceso gratuito a la plataforma Aulas AMIGAS con actualizaciones automáticas gratuitas.

“El dispositivo sirve para potenciar las capacidades de los estudiantes como una novedosa estrategia para trasmitir el conocimiento, la cual hará que éstos se motiven más en usar el tablero y aumenten así su participación en las clases, convirtiendo los momentos pedagógicos en espacios dinámicos”, agregó Castro.

El dispositivo detecta la posición de hasta dos lápices ópticos trabajando sobre la superficie proyectada, interactuando con el sistema operativo y las aplicaciones que corren sobre él, incluyendo una plataforma de software que permite crear las clases de forma simple e intuitiva utilizando todo tipo de recursos, incorporándolos a la presentación.

Se instala el sensor o cámara de TOMi sobre el proyector, a una distancia que puede variar entre los 2,5 y 3 metros de distancia de la proyección, conectándolo a la computadora a través de un cable USB provisto con el equipo; se calibra el dispositivo con el software y en menos de un minuto ya está funcionando. El lápiz óptico utilizado es liviano, ergonómico, resistente a golpes y caídas. Es recargable y alcanza las 8 horas continuas de uso sin necesidad de recargar la batería.

Juan Manuel Lopera señaló una serie de iniciativas que se fueron desprendiendo a partir del éxito que tuvieron en Colombia: “Contamos con una serie de formaciones, lo que llamamos ‘Maestro Digital’, es decir, el uso de las TIC en las aulas de clases; también lo que llamamos ‘Ciudadano Digital’, que se trata de un curso de informática aplicada para los maestros que se transforman en ciudadanos digitales a través de una certificación que reciben al realizar el curso”.

Y siguió: “Hemos creados call centers de apoyo para el maestro digital y también la Fundación Aulas AMiGAS, donde diferentes grupos de voluntariados se trasladan hacia las escuelas rurales a forma a los maestros”.

Volviendo al producto TOMi y su producción en Argentina, el CEO confirmó que se están elaborando unas mil unidades por mes y que en comparación con otros productos similares del mercado que se importan, “la diferencia en costo es notable y esto tiene que ver con la posibilidad de producción local”, señaló el ejecutivo.

El desafío para Aulas AMIGAS, según comentó Lopera, será alcanzar las primeras 10.000 aulas instaladas en Cono Sur en los próximos dos años. “Para lo cual buscamos empresas aliadas que confíen en nosotros, en nuestro producto y así llegar a más aulas argentinas y de países vecinos”.

Ángel Colángelo

Editor Periodístico

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia