ALIANZA DE MEDIOS

miércoles, 02 de septiembre de 2015 | 12:01 am

América Latina y el Caribe crecerán un 0.5% en 2015

Para los especialistas de la CEPAL, es necesario instaurar un marco de políticas públicas que promuevan la inversión.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitter
(América Latina)

CEPAL: América Latina y su débil economía

Los países de América Latina y el Caribe crecerán en promedio 0.5% en 2015, según nuevas proyecciones entregadas por la CEPAL. Si bien la desaceleración es un fenómeno generalizado en la región, el organismo prevé un crecimiento heterogéneo entre subregiones y países, donde América del Sur mostraría una contracción de -0.4%, Centroamérica y México un crecimiento de 2.8%, y el Caribe de 1.7%.

A nivel de países, Panamá liderará la expansión regional con un alza de 6%, seguido de Antigua y Barbuda (5.4%), República Dominicana y Nicaragua (ambos con 4.8%).

México alcanzará un producto interno bruto (PIB) de 2.4% y Argentina de 0.7%. Brasil anotará una contracción de -1.5%, mientras que Venezuela tendrá una disminución aún mayor de -5.5%.

Al presentar su más reciente informe anual, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) llamó a dinamizar el proceso de inversión para retomar el crecimiento y mejorar la productividad de las economías de la región. Según el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2015, la desaceleración económica se debe a factores tanto externos como internos.

En el ámbito externo, se destaca el lento crecimiento de la economía mundial durante 2015, en particular la desaceleración de China y las otras economías emergentes, con excepción de India.

El informe señala que el comercio mundial se mantendrá estancado en lo que ya se ha transformado en un problema estructural de la economía mundial y que a la menor demanda externa se suma, por un lado, la tendencia a la baja de los precios de los productos básicos y, por otro, la mayor volatilidad e incertidumbre en los mercados financieros internacionales.

Bolivara Alvarado, economista, explicó que la caída de la tasa de inversión y la menor contribución de la formación bruta de capital al crecimiento son preocupantes, ya que no solo afectan el ciclo económico, sino también la capacidad y calidad del crecimiento de mediano y largo plazo.

Añadió que el crecimiento en el corto y largo plazo requiere impulsar la inversión pública y privada en tiempos complejos. Esto se puede realizar con reglas fiscales que protejan la inversión, agregó Alvarado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia