Tecnología

Martes, 08 de mayo de 2018 | 2:15 am

CEPAL: “La región necesita un gran impulso y política tecnológica”

Dicho de otra manera, la desigualdad es ineficiente, es un obstáculo al crecimiento, el desarrollo y la sostenibilidad”, indica el informe que será presentado por el secretario general de la Naciones Unidas, Antonio Guterres.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitterGoogle+
(América Latina)
Latinoamérica: pronostican contracción de su economía en 2017

La reunión bianual de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) emitió un documento institucional en el que responsabiliza a la globalización del incremento en la desigualdad en la región, una realidad que ha desembocado en aumentos en la violencia callejera y retrasos en la actualización tecnológica que afectan el desempeño económico de muchos países.

“Las brechas y rezagos sociales que sufren hoy los países de América Latina y el Caribe tienen un impacto negativo en la productividad, la fiscalidad, la sostenibilidad ambiental y la mayor o menor penetración de la sociedad del conocimiento. Dicho de otra manera, la desigualdad es ineficiente, es un obstáculo al crecimiento, el desarrollo y la sostenibilidad” sostiene el informe que será presentado por el secretario general de la Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres.

“La región necesita apostar por un gran impulso ambiental como eje estratégico de la política industrial y tecnológica, la creación de bienes y servicios públicos, la transición hacia territorios y ciudades menos segregadas, el avance hacia la economía digital y el cambio en la matriz energética”, sostiene la CEPAL.

El documento indica que América Latina y el Caribe es la región más desigual del mundo, superior a zonas como África Subsahariana o Asia Oriental y el Pacífico, y destaca el severo impacto de la globalización no sólo en la región, sino a nivel global. En la región, el crecimiento económico se desaceleró después de la recuperación de 2010 y 2011, tras la crisis financiera internacional.

“El crecimiento promedio del 2.3% observado entre 2012 y 2017 fue inferior al del período comprendido entre 2000 y 2008: 3.8%. Este resultado estuvo muy por debajo del registrado en regiones como Asia Sudoriental que obtuvo un 5.3%, África Septentrional con un 3.1% y las mayores economías emergentes de Europa con un 2.8% en el mismo período”, explica el documento, que hace hincapié en la necesidad de insertarse en la revolución tecnológica y critica cómo la desigualdad ha disparado la carencia de acceso a la educación, así como la violencia callejera en la región.

“Los aspectos estructurales y de vulnerabilidad externa tienden a agudizarse en el contexto de la revolución tecnológica. En la medida en que su distancia con respecto a la frontera tecnológica aumente y la difusión de nuevos sectores y conocimientos se rezague, la región tendrá más difcultades para insertarse en los mercados mundiales de mayor dinamismo y elevar su tasa de crecimiento”, sostiene.

“La globalización y el gran crecimiento de algunas economías en desarrollo han impulsado una significativa reducción de la brecha de ingresos entre países. Sin embargo, no todos se han beneficiado igualmente de la globalización. Pese al crecimiento económico, en muchos países la desigualdad en la distribución del ingreso aumentó desde comienzos de la década de 1980 hasta mediados de la década de 2010, lo que ha generado una creciente preocupación y ha alimentado el debate internacional en torno a la concentración de los ingresos y de la riqueza.

Del informe se sostiene que “El 1% más rico del mundo capturó el 27% del monto total acumulado del crecimiento de los ingresos entre 1980 y 2016, mientras que el 50% de la distribución capturó sólo el 12%. El 1% más rico de la población incrementa sus ingresos a un ritmo sostenido en la mayoría de los países”.

El análisis apunta contundentemente a la tecnología como una fuerza que crea dos escenarios opuestos: uno de desarrollo generador de riqueza y otro de baja en la productividad.

Por otro lado, sostiene que la tecnología ha comenzado a sustituir la fuerza laboral, mediante el uso de robótica e inteligencia artificial, una realidad cuyo impacto es incierto, pero que ha comenzado a verse en mercados como Brasil y México, donde el costo por hora de un robot soldador es igual al de un ser humano, con las ventajas de que trabaja las 24 horas al día y no requiere de beneficios laborales extraordinarios.

“El efecto de las nuevas tecnologías en el mercado de trabajo, en términos de desplazamiento de trabajadores, dependerá de la estructura de ocupaciones imperante, que varía entre países. Dependerá también de los costos de introducción de nuevas tecnologías y de los requisitos del entorno en cuanto a infraestructura, que podrían redundar en que el paso de una sustitución tecnológicamente posible a una sustitución económicamente viable resultara más complejo en los países de América Latina y el Caribe que en los países desarrollados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia

  • geeksme-reloj
  • CELISTICS-GEEKSME equipo
  • CELISTICS Rodrigo Silva Ramos_Chairman Geeksme junto a Antonio Belfort_Director General CELISTICS_alta
  • CELISTICS-GEEKSME equipo
  • CELISTICS Rodrigo Silva Ramos_Chairman Geeksme junto a Antonio Belfort_Director General CELISTICS_alta
  • Facebook
  • Huawei MWC, Barcelona 2016
  • Lenovo YOGA 710 - 11
  • #MWC: Día1
  • bq3
  • alcatel-pop-10
  • ooz67zyaxpeqfibhzddy
  • wiko-rainbow-jam-2
  • lg5
  • Huawei
  • Enrique Blanco - CTO Telefónica y Juan Manuel Caro - Director Global Operaciones
  • S7
  • Telefónica Panel Directivos
  • Panel de Innovación Telefónica
  • Cristina Garmendia, presidenta de COTEC
  • Cesar Alierta