Automotriz

Viernes, 15 de enero de 2016 | 1:51 am

Argentina: bajan los precios de los autos de lujo pero suben los populares

Los diez vehículos más baratos mostraron una fuerte alza, según un relevamiento de un medio especializado; la devaluación impulsó sus valores este mes cerca de un 15%.

Compartir
EmailFacebookLinkedInTwitterGoogle+
(Buenos Aires, Argentina)
Automotriz

Automotriz

Se advertía que los autos más accesibles aumentaron de precio, afectados principalmente la devaluación que significó la liberación del cepo al dólar, y que los modelos de alta gama los reducían, debido a las modificaciones del impuesto automotor. Con la llegada de nuevos listados de otras marcas, la tendencia sigue siendo la misma: suben los populares y bajan los más caros.

Tras la drástica reducción del impuesto interno semanas atrás, unos 140 modelos alcanzados por el tributo bajaron de precio (sobre todo los de gama alta y media-alta). Las bajas fueron de hasta 45%. No obstante, gracias a la devaluación del 35% impulsada por el Gobierno, los autos más baratos subieron entre un 10% y un 15% sólo en enero.

Un ejemplo claro es el de Renault, cuyo modelo de pasajeros más económico, el Clio Mio de fabricación nacional, pasó de costar en diciembre pasado 159.800 a 172.600 pesos. Pero los incrementos se dan en casi toda la gama de la marca francesa. Así es que el valor de la versión más econmómica del Logan (importado de Brasil) se fue de 186.800 a 199.900 pesos y la del Fluence (mediano de industria argentina) trepó de 261.100 a 279.400 pesos.

Por su parte aparece una marca de lujo como Audi, cuyos precios se ven beneficiados por los cambios que se hicieron en el esquema del impuesto a los autos de alta gama, que desde este mes se aplica un 10 % cuando el valor del precio mayorista supera los 350.000 pesos y un 20 % cuando supera los 800.000. Con el diagrama anterior las escalas eran de 30 % (que afectaba en un 42 % sobre el precio final) y 50 % (98 %). De este modo se explica que un A1, el auto más chico de la marca alemana, haya reducido su precio en dólares de 48.250 a 31.700. Y si se hace la conversión a pesos, teniendo en cuenta el valor del dólar en diciembre ($ 9,8) y el actual ($ 14), el descenso fue de 472.850 a 443.800 pesos. Cuanto más caro es el vehículo más drástico es el cambio. Un buen ejemplo es el Audi Q5, un 4×4 mediano que en dólares pasó de 131.900 a 71.600. La conversión a pesos da una baja de 1.292.620 a 1.002.400.

Las que también sufrieron un fuerte incremento en sus precios son las marcas importadoras que traen modelos “extrazona”, es decir aquellos que no son fabricados en los países con los que la Argentina tiene acuerdo de libre comercio (Brasil y México) y que deben abonar un arancel del 35 %. En estos vehículos, aunque no estén alcanzados por el impuesto a los autos de alta gama, la devaluación del peso les pega de lleno. Por ejemplo, un Hyundai Grand i10 mantuvo su precio en dólares (21.400), pero en pesos pasó de 209.720 a 299.600. Y lo mismo sucede con el Kia Picanto: mismo valor en dólares (17.699) y una subida en pesos de 173.450 a 247.786.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

multimedia

  • Telefónica Panel Directivos
  • Panel de Innovación Telefónica
  • Cristina Garmendia, presidenta de COTEC
  • Cesar Alierta
  • Alcatel-Lucent y Telefónica
  • Mobile Life Congress
  • Jose Otero
  • Alcatel Lucent en Mobile Life Congress